¿Qué es la custodia compartida?

La custodia alternativa -comúnmente conocida como custodia compartida-  es el sistema de custodia alternado entre los progenitores separados o divorciados.

¿Qué tipos de custodia compartida existen?

En principio en función del formato organizativo de la custodia de los menores, la custodia compartida se puede sistematizar en tres modelos:

a.- Custodia de alternancia de los menores : En este sistema serán los menores quienes trasieguen de la vivienda en la que el padre y la madre hayan fijado sus residencias tras la separación o divorcio.

b.- Custodia de alternancia de padres: En este formato de custodia, serán los progenitores quienes alternen la residencia en la vivienda habitual, que es ocupada de forma estable por la prole.

c.- Sistema mixto: Aunque son los padres quienes alternan el uso de la vivienda habitual, ocupada por los menores custodiados, los progenitores también alternan el uso de una sola vivienda que sirve de residencia de ambos en los periodos no custodios.

¿Cuándo el menor es quien trasiega de casa, como debe organizarse la custodia?

Especialmente si es el menor o menores quienes alternen su residencia cambiando de forma semanal o quincenal entre la paterna y la materna, deben procurarse los siguientes elementos y disponerse las siguientes dotaciones que garanticen la estabilidad de los hijos custodiados:

a.- Se deben mimetizar los enseres y medios de los menores en ambas residencias -paterna y materna- a fin de minimizar el impacto del cambio de la vivienda.
b.- Ambas viviendas de los progenitores deben encontrarse equidistantes del Centro Escolar de los menores.
c.- Se deben adecuar los horarios de la cotidianeidad de los menores en ambas residencias, homogeneizando las entradas y salidas, horas de estudio, comidas, etc. A fin de unificar la costumbre y el ritmo vivencial de los menores en ambas viviendas.

¿Qué ventajas tiene la custodia compartida?

La custodia alternativa -o compartida- ofrece numerosas ventajas en relación, ya no solo con la necesaria protección de los menores, sino con el incentivo a los padres por permanecer atentos a la evolución personal y afectiva de los hijos.

Este sistema exige la cuasipermanente presencia activa de ambos padres en la vida de los hijos, frente a una clara descompensación de las atribuciones y responsabilidades de la que adolece el sistema tradicional de custodia individual. 

Con el originario sistema de atribución individual de la custodia, uno de los progenitores viene a delegar toda la responsabilidad en el otro cónyuge, debiendo permanecer cuando menos distanciado, si no ajeno, al desarrollo cotidiano de sus propios hijos.

¿Qué requisitos formales tiene la custodia compartida?

En cualquier caso, para que la custodia de los hijos sea compartida, se requerirá la concurrencia de algunos requisitos formales.

a.- En primer lugar deberá ser prioritariamente acordada entre los progenitores -con autorización judicial y desde luego ser organizada y propuesta con plenas garantías de bienestar para los hijos- a través de un convenio de mutuo acuerdo que regule -con todas las prevenciones de aseguramiento de la estabilidad de los hijos- la adecuada alternancia de los padres en el cuidado de los hijos y especialmente la correcta educación de los menores, bajo un mismo criterio o método de apoyo domiciliario a la docencia escolar.

b.- Debe ser informada favorablemente por el Ministerio Fiscal  

c.- Habrán de darse, o al menos serán recomendables, unas condiciones que habiliten este sistema de custodia como el más eficiente en términos prácticos. Para ello, el nivel de conflicto entre los progenitores deberá ser el menor posible y habrá que existir una comunicación entre ellos adecuada al interés común en el que van a participar de forma estable y conjunta.  
 
d.- Que ambos progenitores dispongan de la capacidad, disponibilidad y especialmente idoneidad para ejercer la custodia de forma ordenada y diligente.  .

e.- Ambos progenitores deberán disponer de los medios y recursos suficientes para sufragar todos los costes de manutención de los hijos custodiados durante los periodos en los que estos permanezcan bajo su guarda, además de los recursos suficientes para contribuir en los gastos de educación u otras necesidades de los hijos de coste periódico, especialmente los derivados de la escolarización y gastos conexos.

¿Es posible que la comunicación entre padres se delegue?.

En España los Abogados matrimonialistas sirven en muchas ocasiones de nexo de unión y medio de comunicación entre los progenitores que comparten la custodia.

En Estados Unidos es común que empresas de intermediación entre los ex cónyuges que comparten la custodia. Es la empresa intermediaria la que gestiona y administra todas las necesidades de los menores. El padre o la madre comunican al intermediador las necesidades de los hijos, su evolución escolar, su estado de salud, el calendario o coste de actividades extraescolares u otros gastos extraordinarios… y la empresa lo comunica al otro progenitor, sirviendo de enlace, de mensajero de la comunicación cortada por el divorcio, como administrador de los gastos conjuntos de manutención de los hijos, e incluso actuando como mediador en caso de desacuerdo entre los padres. Solo se requiere la contratación conjunta del servicio de mediación por los progenitores. La subcontratación especializada por precio de estos servicios se presentan como la solución a la asignatura pendiente de la custodia compartida en nuestro entorno: la Deficiente comunicación entre los progenitores.

¿Cómo se regula en España la guarda y custodia compartida?

Aunque existen regímenes autonómicos singulares, el régimen común de la guarda y custodia compartida se regula en el art. 92.5 del Código Civil, sometiendo el sistema al acuerdo previo de los progenitores bajo la siguiente regulación:

"Se acordará el ejercicio compartido de la guarda y custodia de los hijos cuando así lo soliciten los padres en la propuesta del convenio regulador o cuando ambos lleguen a ese acuerdo en el transcurso del procedimiento. El Juez, tras acordar la guarda conjunta y tras fundamentar su resolución, adoptará las cautelas procedentes para el eficaz cumplimiento del régimen de guarda establecido, procurando no separar a los hermanos"

Este sometimiento inicial de la custodia compartida al acuerdo de los progenitores por parte del Código Civil, hace exigible una ausencia de conflictividad entre los cónyuges-progenitores en relación con la guarda de los hijos, lo que, en principio, es cuando menos difícil. Recordemos que los progenitores se encuentran en un proceso de divorcio. Ante ese criterio general, el art. 92.8 del Código Civil establece la posibilidad de decretar la custodia compartida, cuando sólo uno de los progenitores lo solicita:
Art. 92.8 Código civil: "Excepcionalmente, aun cuando no se den los supuestos del apartado cinco de este artículo, el Juez, a instancia de una de las partes, con informe favorable del Ministerio Fiscal, podrá acordar la guarda y custodia compartida fundamentándola en que sólo de esta forma se protege adecuadamente el interés superior del menor" ha
sido declarado como inconstitucional recientemente, y el Juez puede
declarar la custodia compartida incluso sin el informe favorable del
Ministerio Fiscal.

Actualmente
el proyecto de Ley de custodia Compartida en España es una realidad, y
la regulación del sistema de guarda como el prioritario, inclusive si
los progenitores no lo han solicita expresamente es una realidad.

¿No cabe la custodia compartida, y en cambio si la exclusiva del incurso en los procesos penales?

Sencillamente la redacción de la Ley, ya no solo resulta gravemente desafortunada, sino que de su sola lectura se desprende una permanente obstaculización al sistema compartido de custodia, que antes o después deberá ser corregido.

Art. 92.7 Código Civil: "No procederá la guarda conjunta cuando cualquiera de los padres esté incurso en un proceso penal iniciado por atentar contra la vida, la integridad física, la libertad, la integridad moral o la libertad e indemnidad sexual del otro cónyuge o de los hijos que convivan con ambos. Tampoco procederá cuando el Juez advierta, de las alegaciones de las partes y las pruebas practicadas, la existencia de indicios fundados de violencia doméstica"

¿Qué deben valorar los Equipos Psicosociales para informar sobre custodia compartida?

Deberán en todo caso ser adecuadamente valorados por los Equipos psicosociales adscritos a los Tribunales de Justicia especializados en familia, la idoneidad, la capacidad y la disponibilidad de ambos progenitores para ejercer un derecho principal al que aspiran, y otorgar a los hijos otro derecho de idéntica magnitud, ordenando sistemas eficientes de custodia alternativa, como una verdadera opción de normalidad, muchas veces ignorada por una legislación impropia de una sociedad libre, abierta, plural y avanzada, que pudiendo mantener vigentes los principios inspiradores de protección de la familia, puedan a su vez, preservar los intereses de los menores, y los derechos de los hijos a mantener una presencia conjunta y lo más plena posible de ambos progenitores tras el divorcio, como medida también de protección de los principios inspiradores de la construcción celular de la sociedad a través de la familia.

3.8 (76%) 5 votes
CategoryCustodia Hijos
logo-footer

                   

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies