En el ámbito Penal existen unos Juzgados, llamados de Violencia sobre la Mujer, que tratan específicamente los casos relativos a la Violencia de Género. Es frecuente en el ámbito legal que existan Juzgados concretos para algunos temas, con el fin de ofrecer una mejor protección a los ciudadanos.

El informe anual del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) , indica que en el año 2018 estos Juzgados atendieron un total de 210.684 casos penales. [1]

Por otra parte, según la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, la competencia penal de estos Juzgados es la siguiente (artículo 44):

  • La instrucción de los procesos para exigir responsabilidad penal por los delitos recogidos en los títulos del Código Penal relativos a homicidio, aborto, lesiones, lesiones al feto, delitos contra la libertad, delitos contra la integridad moral, contra la libertad e indemnidad sexuales o cualquier otro delito cometido con violencia o intimidación, siempre que se hubiesen cometido contra quien sea o haya sido su esposa, o mujer que esté o haya estado ligada al autor por análoga relación de afectividad, aun sin convivencia, así como de los cometidos sobre los descendientes, propios o de la esposa o conviviente, o sobre los menores o incapaces que con él convivan o que se hallen sujetos a la potestad, tutela, curatela, acogimiento o guarda de hecho de la esposa o conviviente, cuando también se haya producido un acto de violencia de género.
  • La instrucción de los procesos para exigir responsabilidad penal por cualquier delito contra los derechos y deberes familiares, cuando la víctima sea alguna de las personas señaladas como tales en la letra anterior.
  • La adopción de las correspondientes órdenes de protección a las víctimas, sin perjuicio de las competencias atribuidas al Juez de Guardia.
  • El conocimiento y fallo de las faltas contenidas en los títulos I y II del libro III del Código Penal, cuando la víctima sea alguna de las personas señaladas como tales en la letra a) de este apartado.

Estos Juzgados también pueden tramitar determinados procesos civiles, como por ejemplo, los relativos a filiación, maternidad y paternidad; separación y divorcio; etc.

Todas las personas que tengan alguna duda sobre esta materia o que deseen pedir protección, deben buscar al asesoramiento profesional de un abogado. Por eso le recordamos que en nuestro Despacho de Madrid podemos ayudarle si necesita hacernos cualquier tipo de consulta jurídica. En tal caso, puede pedirnos cita previa llamando por teléfono o bien dejando sus datos a través de nuestra web, y le atenderemos con eficacia y con la máxima discreción.

[1]     El informe puede consultarse en la web del Consejo General del Poder Judicial: http://www.poderjudicial.es/cgpj/es/Temas/Estadistica-Judicial/Estudios-e-Informes/Violencia-sobre-la-Mujer/

Al hablar de violencia de género podemos asociarlo con agresiones físicas, pero existen muchas otras actitudes y circunstancias que rodean a estos delitos aún cuando no hay violencia física propiamente dicha.

La violencia psicológica puede provocar efectos devastadores en la víctima. Este tipo de violencia se puede manifestar de manera directa (insultos, amenazas…) o de forma más sutil, como por ejemplo a través de comparaciones negativas o desvaloraciones (‘no sabes hacer nada’).

Por otro lado, también queremos citar la violencia económica. En este caso se controla a la víctima para que no gaste dinero, o lo haga de la manera que le indica específicamente el agresor. Por ejemplo: no permitir a la mujer comprarse ropa o bienes sin su consentimiento, revisarle la cartera para ver cuánto dinero lleva, etc.

La violencia social, o aislamiento, consiste en mantener bajo control a la víctima y no permitirle relacionarse con nadie. Se puede llegar al punto de prohibirle que desarrolle hobbies o actividades, que quede con sus amistades, u otras.

Estos son solo algunos ejemplos de violencia de género que podemos encontrar, al margen de las lesiones corporales que hemos comentado. Como vemos, la víctima puede serlo por muy diversos motivos.

¿Qué hacer en caso de sufrir violencia de género?

La duda más razonable es cómo puede protegerse legalmente la mujer para terminar con la situación. Pues bien, el primer paso consiste en ponerse en contacto con un abogado lo más pronto que sea posible. Además de solicitar la correspondiente orden de alejamiento, realizaremos el resto de acciones penales que sean pertinentes: presentar querella criminal por lesiones, amenazas, o cualquier otro delito que haya cometido el agresor.

En España existen unos Juzgados especiales, llamados de Violencia sobre la Mujer, que están destinados a atender en concreto estas situaciones. Por ello, la mujer que denuncie debe saber que su caso recibirá un tratamiento específico.

Si quieres resolver alguna duda sobre el tema o necesitas asistencia legal, solo tienes que contactar con nuestros abogados penalistas de nuestro Despacho de Madrid y te atenderemos lo antes posible.

Como abogados penalistas en Madrid somos conocedores de lo que, por desgracia, son casos cada vez más habituales de violencia de género.

La violencia de género es un delito que sigue en vigencia en nuestro país, donde las cifras no dejan dudas, incrementándose año tras año.

Para acabar con esta lacra, además de medidas educativas, es necesario que se articulen las herramientas y recursos necesarios para ofrecer una total protección a la víctima de violencia de género.

La ley Orgánica 1/2004 define la violencia de género como “toda violencia que, como manifestación de la discriminación, la situación de desigualdad y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres, se ejerce sobre éstas por parte de quiénes sean o hayan sido sus cónyuges o de quienes estén o hayan estado ligados a ellas por relaciones similares de afectividad, aun sin convivencia”

Lo que podemos extraer de esta definición es que necesariamente el sujeto activo, es decir, quién ejerce violencia, ha de ser un hombre, y el sujeto pasivo, o lo que es la mismo, la víctima, es la mujer.

Para ser víctima de violencia de género, la mujer no tiene que ser necesariamente su actual pareja, pudiendo haberlo sido en un momento anterior. De igual forma, para ser considerado como violencia de género no es necesario que agresor y víctima convivan juntos.

Como delito que es, la violencia de género es tratada en la jurisdicción de lo penal. Por ello, sin nos vemos involucrados en este tipo de delito debemos recibir asistencia legal por parte de un abogado penalista con experiencia, como el que encontrará en nuestro despacho de abogados de Madrid.

Es importante distinguir entre la llamada violencia de género de la llamada violencia doméstica. Esta última hace alusión a aquel tipo de violencia que se ejerce sobre alguna de las personas que conviven en el núcleo familiar, bien sean hijos, hermanos, padres etc.

Cuando una persona se enfrenta a una situación de violencia de género es imprescindible que actúe para que entren en juego todas las herramientas legales y de otro tipo encaminadas a su protección y a que cese la situación que se vive.

Si usted, o alguien de su entorno cercano, está viviendo esta situación, es importante que emprenda las medidas necesarias para acabar con esta situación.

Contacte con nuestros abogados penalistas de Madrid para obtener asesoramiento legal inmediato

En muchas ocasiones es difícil distinguir entre los conceptos de violencia doméstica y violencia de género. Desde Bufete Velázquez, despacho de abogados de Madrid, le explicamos las diferencias.

La violencia dentro del seno familiar es un tema especialmente grave y delicado. Esta conducta puede llevarse a cabo bien hacia el otro miembro de la pareja, o bien hacia los hijos que convivan con ellos.
La legislación española recoge dos figuras que a menudo suelen confundirse entre sí: se trata de la violencia doméstica y la de género. A continuación explicamos cuáles son las diferencias entre una y otra.

Diferencias entre violencia doméstica y de género

Es el Código Penal español el que tras su modificación más reciente (en el año 2015) introdujo la violencia por razones de género como agravante en su artículo 22.4. De esta forma, quien comete un delito valiéndose del género de la víctima como razón para discriminarla o abusar de ella estará sometido a una pena mayor. En este sentido se debe tener en cuenta también la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género.

Sin embargo, la violencia doméstica engloba un concepto más amplio que el de género. Tal como indica el artículo 173.2 del Código Penal, este tipo de actos son susceptibles de cometerse no sólo sobre el cónyuge del agresor, sino también
<< sobre los descendientes, ascendientes o hermanos por naturaleza, adopción o afinidad, propios o del cónyuge o conviviente, o sobre los menores o personas con discapacidad necesitadas de especial protección que con él convivan o que se hallen sujetos a la potestad, tutela, curatela, acogimiento o guarda de hecho del cónyuge o conviviente, o sobre persona amparada en cualquier otra relación por la que se encuentre integrada en el núcleo de su convivencia familiar (...). >>

De todo esto podemos concluir que si bien ambos conceptos tienen una base común se diferencian en su ámbito de aplicación, que en el caso de la violencia doméstica es mayor y ofrece cobertura a otros miembros de la familia que convivan con el agresor.
Para más información le recordamos que puede ponerse en contacto con nuestro Despacho de abogados de Madrid en cualquier momento que desee. Como abogados expertos en Derecho de Familia le asesoraremos de forma pormenorizada en esta y otras cuestiones.

logo-footer

                   

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies