–   Es necesario distinguir entre daños patrimoniales y daños morales,  lo que entraña importantes consecuencias legales.

–   Los daños patrimoniales se diferencian de los daños morales en función del tratamiento del efecto económico en uno y otro:  

            a)   El daño patrimonial provoca una disminución de utilidad que es compensable con dinero o con bienes intercambiables por dinero.

            b)   El daño moral implica una reducción del nivel de utilidad, personal e íntima, que ni el dinero, ni bienes intercambiables por éste, pueden llegar a reparar

–   Es posible que un accidente pueda provocar daños de ambas clases, patrimoniales y  morales.

–   El daño, la lesión, el agravio o el menoscabo que sufre la persona en su patrimonio o en su ser físico o moral, o en sus derechos o facultades, siempre puede ser objeto de apreciación económica. Es el presupuesto central de la responsabilidad civil.

–   El daño material es la lesión causada a los bienes por la acción de un tercero; es un perjuicio ocasionado en el patrimonio de la victima

–   En cambio, el daño moral que es aquel daño que causa una lesión a la persona en su íntegra armonía psíquica, en sus afecciones, o incluso en su reputación y/o en su buena fama.

–   Elementos que integran el daño moral:

            1.- El sentimiento de ausencia, de nostalgia, respecto a una persona apreciada.

            2.- El sentimiento de ausencia, de nostalgia, respecto a un objeto apreciado.

            3.- El sentimiento de ausencia, de carencia, de una aptitud física evaluable.

            4.- El sentimiento de ausencia, de carencia, de una aptitud psíquica evaluable.

            5.- Una sensación de la perdida, irrecuperable, de una expectativa,

            6.- Otras repercusiones físicas o sicosomáticas.

            7.- Sensación, duradera, de inseguridad.

            8.- sensación de depresión de la autoestima.

            9.- Limitación de las expectativas sociales ya adquiridas.

            10.- Sentimiento de la dignidad vejada.

            11.- Sentimiento de la privacidad violada.

            12.- Otros sentimientos de pena, vergüenza, culpabilidad o inferioridad.

            13.- El sentimiento de incapacidad, ante determinados eventos, subjetivo u objetivo.

            14.- efectos definidas como conductas compulsivas originadas con el daño sufrido.

            15.- Otros síndromes de ansiedad y/o ansioso-depresivos.

            16.- Alteraciones del sueño patológicas.

            17.- Conductas de consumo compulsivo o adicción a fármacos o drogas.

            18.- Sintomatologías conexas al síndrome permanente por demostrar la inveracidad de lo acontecido.

            19.- Inseguridad o la incapacidad para intervenir o debatir sobre determinados aspectos.

            20.- Ausencia de reputación, deshonor, público o particular.

            21.- Disminución de la garantía personal ante terceros.

            22.- Otros efectos constatados de la íntima confianza, la seguridad personal, la sensación del desintegramiento de la propia estructura personal, acompañado de un íntimo             descrédito respecto a uno mismo, que se exteriorice o no de forma apreciable por terceros, es decir un decrecimiento de la autoestima en general.

–   Los criterios de valoración del daño moral deben tener en consideración los siguientes aspectos y factores:

            a.- El nivel económico previo al accidente del la persona que padece el daño moral

            b.- La valoración, y la exteriorización de esa valoración, del bien jurídico perjudicado y origen del daño moral.

            c.- El restablecimiento de la normal actividad y convivencia de la víctima del daño moral, en términos cronológicos

            d.- La capacidad de cada uno para superar el perjuicio acaecido.

–   En España el daño moral se encuentra incluido en los baremos de valoración del daño corporal. A diferencia de otros países de nuestro entono en los que al menos de forma referencias se estiman unas indemnizaciones básicas por esos perjuicios a veces de difícil determinación, objetivización y desde luego valoración.

–   Los Tribunales Franceses crearon con íntima conexión a bases de datos estadísticos que pudieran servir de antecedentes a los jueces y a las partes procesales en la determinación del Daño Moral . La Tabla es la siguiente:

Afección, dolores y molestias………………………. Valoración.

1.- Muy Leves……………………………………. 500 a 750 €.
2.- Leves…………………………………………….. 750 a 1800 €.
3.- Moderados……………………………………….. 1800 a 4.000 €.
4.- Medios……………………………………………. 4.000 a 6.000 €.
5.- Algo importantes……………………………… 6.000 a 12.000 €.
6.- Importantes…………………………………… 12.000 a 18.000 €.
7.- Muy importantes………………        ………….. más de 18.000 €.

–   En Bufete Velázquez estamos comprometidos con nuestros clientes y sus derechos. Sabemos reclamar y objetivizar realidades de daño moral que deben ser indemnizadas. Consúltenos

logo-footer

                   

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies