No importa si el botín es una herencia millonaria o unos anillos de bisutería. Las peleas por el reparto de bienes encabezan el ranking de conflictos familiares.

Edita: Gabinete de Comunicación Bufete Velázquez 27. Editor César Tomás Martín, Socio Director.

 

Una herencia sin problemas no es una herencia, es un milagro. La frase la dice alguien con conocimiento de causa. Los notarios, Abogados de familia y psicólogos especializados coinciden en que el reparto de bienes ocupa el primer puesto de los enfrentamientos familiares. Porque, cuando se habla de legados, rara es la casa que no ha sido escenario de roces, cuando no de una auténtica batalla. Las disputas por herencias no entienden de clases sociales.

Ninguna herencia se salva de la polémica ni del conflicto, llegando incluso a la venganza. Cuando hay dinero de por medio, la cohesión familiar se derrumba, los parentescos desaparecen, los sentimientos se revuelven y padres, hijos y hermanos sacan lo peor de sí mismos para llevarse la mayor parte del reparto.

Las herencias están en el podio de los conflictos a nivel familiar y empresarial. Si no acaban en un juzgado, lo hacen en un despacho de abogados.

A nivel del Estado Español existe la obligación de dejar la legítima porque la legislación suele proteger el derecho de los hijos.

 

Edita: Gabinete de Comunicación Bufete Velázquez 27. Editor César Tomás Martín, Socio Director.

CategoryBufete Velazquez
logo-footer

                   

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies