1.    En el Juzgado.
                  2.    En la Fiscalía.
                  3.    En las Comisarías de la Policía, los puestos de la Guardia Civil, las dependencias de las Policías Autonómicas y Locales.
                  4.    En las Oficinas de Atención a las Víctimas.
                  5.    En los servicios sociales o instituciones asistenciales dependientes de las Administraciones Públicas.
                  6.    En los Servicios de Orientación Jurídica de los Colegios de Abogados.

            d.- Una vez recibida la solicitud, ésta será remitida de forma inmediata al Juez/a de Violencia sobre la Mujer o, en su caso, al Juez/a de Guardia.

–   La actuación del Juzgado que recibe la solicitud de Orden es la siguiente:
 
        a.-Una vez recibida la solicitud, el/la Juez/a de Violencia sobre la Mujer o, en su caso, el/a Juez/a de Guardia, convocará a una audiencia urgente a la víctima o su             representante legal, al solicitante de la orden de protección si es distinto de la víctima, al agresor asistido de abogado y al Ministerio Fiscal.

            b.- La audiencia ha de convocarse en un plazo máximo de 72 horas desde la presentación de la solicitud.

          c.- Durante la audiencia, se podrá practicar la prueba que fuera necesaria para acreditar la situación de violencia de género y el posible peligro para la víctima. El/la Juez/a             adoptará las medidas oportunas para evitar la confrontación entre el agresor y la víctima, sus hijos y los restantes miembros de la familia.

           d.- Celebrada la audiencia, el/la Juez/a resolverá por medio de auto lo que proceda sobre la solicitud de la orden de protección, adoptando las medidas penales y civiles que             considere convenientes, o desestimando la orden .

         e.- La orden de protección será notificada a las partes (agresor y Fiscal), y comunicada por el/la Juez/a inmediatamente a la víctima y a las Administraciones Públicas             competentes para la adopción de medidas de protección, 

            f.-Tras la adopción de la orden de protección, se deberá informar permanentemente a la víctima sobre la situación procesal del imputado, así como sobre el alcance y vigencia             de las medidas cautelares adoptadas. En particular, la víctima será informada en todo momento de la situación penitenciaria del agresor. A estos efectos se dará cuenta de la             orden de protección a la Administración Penitenciaria.

            g.- Asimismo, la orden de protección se inscribirá en el Registro Central para la Protección de las Víctimas de la Violencia Doméstica.

–   Las medidas que puede contener una Orden de Protección son las siguientes:

            a.- Medidas penales:
                  1.    Privativas de libertad (prisión provisional).
                  2.    Prohibición de aproximación.
                  3.    Prohibición de residencia.
                  4.    Prohibición de comunicación.
                  5.    Retirada de armas u otros objetos peligrosos.
 
            b.- Medidas civiles:
                  1.    Atribución del uso y disfrute de la vivienda familiar.
                  2.    Determinar el régimen de custodia, visitas, comunicación y estancia con los hijos.
                  3.    Régimen de prestación de alimentos.
                  4.    Cualquier medida de protección al menor para evitar un peligro o perjuicio.
 
–   Las medidas de naturaleza civil tendrán una vigencia temporal de 30 días. Y ello exigirá:

          1.- Que si dentro de este plazo fuese incoado a instancia de la víctima o de su representante legal un proceso de familia ante la jurisdicción civil las medidas adoptadas             permanecerán en vigor durante los 30 días siguientes a la presentación de la demanda.

            2.-En este término las medidas deberán ser ratificadas, modificadas o dejadas sin efecto por el/la Juez/a de Primera Instancia o el/la Juez/a de Violencia sobre la Mujer que             resulte competente.

 
–   La defensa de la Orden de Protección para que los Juzgados de Violencia de Género la acuerden o la desestimen también son dos caras de la misma moneda.

–   Se precisa conocer los derechos de las víctimas de la violencia y también la presunción de inocencia.

–   En la práctica de la prueba, en la adecuada gestión jurídica de los hechos reside el éxito de la Orden, y también de su desestimación. Consúltenos. Bufete Velázquez

logo-footer

                   

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies