Abogados inmobiliarios para el impago de alquiler

La mayoría de personas que adquieren un bien inmueble, deben constituir una hipoteca para cubrir el importe total de compra del mismo.

El contrato hipotecario debe estar de forma clara y comprensible para todas las partes y el contenido debería estar ajustado a la Ley. Pero, en algunos casos, esto no es así, y la historia reciente nos demuestra que pueden existir cláusulas abusivas que perjudican al prestatario, es decir, al solicitante de la hipotecta.

Los contratos de hipotecas son normalmente contratos de “adhesión”. Esto significa significa que ya tienen un contenido predefinido y el firmante básicamente solo tiene que firmar el mismo, sin tener apenas capacidad, o ninguna, para negociar el contenido del mismo.

Debido a esto y otras cuestiones, algunas cláusulas ya han sido declaradas nulas por abusivas por la justicia europea, en el caso de las cláusulas suelo.

Pero además de estas cláusulas, podremos encontrarnos con otras cláusulas de dudosa legalidad:

  • Cláusulas de redondeo al alza: son aquellas que, a la hora de ejecutar el interés por parte de la entidad bancaria, esta calcula el mismo a lo alto. Es decir, si son por ejemplo decimales (5.5) lo calcularía como 6.
  • Intereses de demora excesivos: se trata del interés que puede cobrar la entidad bancaria si se han producido retrasos en el pago de la mensualidad de la hipoteca. Este tipo de interés está regulado desde el año 2013, y no pueden ser superiores a 3 veces el interés legal del dinero.
  • Vencimiento anticipado: cuando el cliente no paga una o más cuotas hipotecarias, el banco puede requerirle para que abone todo lo que resta de hipoteca, más los intereses generados. Hacer uso de esta cláusula implica que se realice una ejecución hipotecaria.

La justicia española ha ido posicionándose al respecto de todo este tipo de cláusulas cuya legalidad se ha puesto en entredicho.

Si usted sospecha que su contrato hipotecario contiene claúsulas abusivas, le recomendamos que se ponga en contacto lo antes posible con un abogado especializado en hipotecas. De esta forma podrá revisar su contrato y determinar si existe alguna cláusula dudosa. En caso afirmativo se puede iniciar un proceso de reclamación ante la entidad bancaria y, si no hay una respuesta positiva, incluso se puede iniciar un proceso judicial.

Contacte con nuestro despacho para obtener la asistencia legal que necesita por parte de un abogado de Madrid.

logo-footer

                   

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies