–   La vida y desde luego las relaciones entre progenitores e hijos cambia con el transcurso del tiempo y especialmente tras el divorcio.

–   El régimen de visitas suele constituir una fuente de conflictividad tras el divorcio o separación.

–  En caso de haberse tramitado el divorcio mediante mutuo acuerdo, el régimen de visitas y comunicación entre los hijos y el progenitor no custodio será el que garantice el mantenimiento estable de las relaciones entre la prole y el progenitor que deje de convivir de forma estable con los hijos menores del matrimonio.

–   Por el contrario, en caso de divorcio o separación litigiosa,  será decisión judicial  la determinación de este régimen en función de las capacidades y disponibilidad del progenitor no custodio, la edad del menor y otros aspectos individualizados de cada divorcio.

–   El régimen de visitas recogerá los términos en virtud de los cuales el cónyuge que no sea titular de la custodia de los hijos puede acceder a visitarlos, verlos o simplemente comunicar o estar con ellos.

–   Normalmente se habla de  tres  tipos de » comunicación» del progenitor no custodio con los hijos:

            1) Derecho a Visitar a los hijos, para ello se fijara  el lugar, el tiempo y el modo en el que el cónyuge no custodio puede verlos

           2) Derecho a Comunicar con ellos , por cuanto al margen del contacto físico puede ser relevante el llegar a fijar comunicaciones de otro tipo ( Teléfono y otras tecnologías             de nueva comunicación como Email, Messenger, SMS, WhatsApp, Foros, etc.)

            3) Derecho a tenerlos en su compañía en determinados momentos, periodos, o fases del año en función de los propios intereses y obligaciones escolares de los hijos.

–   Es habitual prever que los hijos puedan estar con el cónyuge no custodio:

          1. Fines de semana alternos.

          2. La mitad de las vacaciones escolares de Navidad, Semana Santa y verano.

          3. Alguna tarde intersemanal.

          4. En los cumpleaños del menor, día de Reyes, día del padre o madre, o alguna otra fecha señalada.

–   Es recomendable tanto si se acuerda o si se resuelve judicialmente que el régimen de visitas establezca con precisión las horas de recogida y entrega, el lugar, los posibles retrasos o inasistencias y demás eventualidades que pudieran surgir en el cumplimiento del régimen tras el divorcio o separación.

–   Fijadas estas condiciones de visitas y comunicación, si alguno de los cónyuges (ya sea el no custodio ejerciendo el régimen o el custodio obstaculizando este ejercicio) incumpliese lo recogido sobre el régimen de visitas en el convenio regulador o en la sentencia, podría darse lugar, por resolución judicial, a los siguientes efectos:

            1.- Sanciones al progenitor custodio que obstaculiza

            2.- Limitaciones o suspensión de este régimen de visitas a los hijos para el no custodio.

–   Si existiesen otros familiares con los que medie relación de los hijos sujetos a ese convenio regulador, también podría reflejarse el régimen de visitas  para ellos, o bien solicitarse y obtenerse este derecho judicialmente. El caso más frecuente aquel en el que es necesario recoger el régimen de visitas de los nietos para con los abuelos.

–   En todo caso, deberá primar el interés de los menores al fijar este régimen de visitas, pero incluso así si se produjesen circunstancias que hagan relevante el hecho, se puede proceder a efectuar una modificación de las medidas del convenio para recoger nuevas circunstancias.

–   A veces los regímenes de visitas y comunicación se han de adaptar a circunstancias especiales de los progenitores, de los menores o del divorcio, que deben ser ordenadas a través del convenio de mutuo acuerdo o de la sentencia. Entre ellas, las más frecuentes son:

            1.- Si el progenitor no custodio y el custodio residen en ciudades, o regiones distintos. En estos casos será necesaria la ordenación de regímenes especiales de visita y de                la previsión de tiempos y modos de transporte de los menores.

          2.- Si la residencia de los progenitores es en países distintos, se deberán programar visitas adaptadas a esa especial realidad, en las que es frecuente traslados de los             menores de asistidos por azafatas y otros medios, y cuando se deben establecer las previsiones y prevenciones de las posibles sustracciones internacionales de los                menores.

            3.- En supuestos de trabajos especiales del progenitor no custodio (o incluso del custodio), que exija guardias nocturnas o trabajos en fines de semana o vacacionales. Se                deberán adaptar a estas singularidades los regímenes de visitas siempre en atención al bienestar de los menores.

            4.- Otros casos en los que los menores deban seguir programas formativos especiales por razones de salud, de formación especial o de programas de alto rendimiento en                alguna disciplina formativa o deportiva.

–   Bufete Velázquez es conocedor de esta realidad y utilizamos estrategias inteligentes para reordenar las visitas de progenitores no custodios e hijos menores.

–   También reclamamos con fiabilidad la sustracción de menores en el ámbito nacional e internacional.

Copyright© 2017 Bufete Velazquez (Despacho de Abogados en Madrid)

logo-footer

                   

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies