ARTICULOS DE OPINION Y ACTUALIDAD JURIDICA

AUTOR: CESAR T MARTIN – Socio Director Abogados&Personales

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS : CESAR T MARTIN

Para delimitar a los actos intimidatorios o vejatorios perpetrados por una persona hacia otra u otras, dentro del concepto jurídico de “violencia psicológica o psíquica” han de concurrir varios elementos materiales y circunstanciales que configuren el modelo de agresión, y que en su consecuencia lo hagan punible, u ofrezcan las características de punibilidad básicas.

 

En primer lugar es necesario discernir entre la violencia de naturaleza física y la que afecta a la psiquis o atenta contra la estabilidad psicológica de la persona víctima (sin perjuicio de que la primera ofrezca consecuencias y efectos propios de la segunda, además de los físicos en sí). En según grado, es necesario determinar de igual forma que el acto debilitante de la estabilidad emocional y psicológica no es aislado y en cambio basado en una reiteración que pueda alcanzar las cotas de habitualidad, agredan de forma reincidente en la autoestima y en la seguridad psíquica del individuo que padece las agresiones.

 

Deberá por tanto acudirse al art. 173 del Código Penal, y en su virtud delimitar la habitualidad de los actos constitutivos de menoscabo psicológico. Sin embargo, un acto que en sí mismo no constituiría un atentado contra ningún elemento esencial de psiquis humano (p.e. una burla), reiterada de forma sistemática, y por tanto incorporada la habitualidad a la ofensa, ya adquirirá la condición y calidad de violencia psíquica.

Los actos que la doctrina jurídica y la nutrida jurisprudencia que han informado la violencia psicológica son las siguientes:

 

a.- La actitud prepotente y despótica

b.- Las expresiones o actos que limitan y anular la personalidad del otro.

c.- Las burlas  ofensivas y reiteradas.

d.- La ofensa o desprecio personal o profesional exteriorizado en gestos, palabras y actitudes.

e.- Los insultos o la hostilidad en las formas, palabras o actitudes.

f.- Los actos, palabras o actitud discriminatoria por razón de sexo, creencia, profesión, estado u otra condición personal o familiar.

 

El margen de arbitrio judicial para determinar la existencia de un cuadro de violencia psicológica es muy importante, en base a la práctica probatoria, y a los indicios de la verdadera violencia perpetrada mediante el uso de actos que constituyen esa violencia. Sin embargo será en muchas ocasiones un patente, notorio y expresivo deterioro psicológico de la victima lo que señale a la veracidad de las acusaciones, circunstancia que si bien es clarificadora de la conceptualización jurídica no ofrece medidas preventivas y tan sólo evitan la continuidad futura en la agresión.

 

AUTOR :   TOMAS MARTIN – Socio Director ABOGADOS&PERSONALES.

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS : CESAR T MARTIN  2006

® ABOGADOS&PERSONALES. es una marca registrada de FreeConsulting ™

CategoryBufete Velazquez
logo-footer

                   

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies