-Las facultades y derechos del concursado en el concurso voluntario, son esencialmente las siguientes:
1.-  El deudor conservará las facultades de administración y disposición sobre su patrimonio.
2.- Quedará sometido el ejercicio de éstas facultades a la intervención
de los administradores concursales, mediante su autorización o
conformidad.
3.- El Juez podrá acordar la suspensión de las facultades de administración
4.-  Se podrá autorizar la enajenación o gravamen de bienes con autorización del Juez.

-Las facultades y derechos del concursado en el concurso necesario:
1.- Se suspenderá el ejercicio por el deudor de las facultades de administración y disposición sobre su patrimonio,
2.- Será sustituido por los administradores concursales.
3.- El Juez podrá decretar la intervención cuando se trate de concurso necesario.
4.-  Se podrá autorizar la enajenación o gravamen de bienes con autorización del Juez.

-Los deberes y obligaciones del deudor tras declararse el concurso son los siguientes:
1.- El deudor tiene el deber de comparecer personalmente ante el Juzgado
de lo mercantil y ante la administración concursal cuantas veces sea
requerido.
2.- El concursado debe colaborar e informar en todo lo necesario o conveniente para el interés del concurso.
3.- Cuando el deudor sea persona jurídica, estos deberes incumbirán a:
a.- Sus administradores o liquidadores y
b.- A quienes hayan desempeñado estos cargos dentro de los dos años anteriores a la declaración de concurso.
4.- Estos deberes alcanzarán también a los apoderados del deudor.

-La declaración de concurso interrumpe determinadas actividades del concursado:
1.-  La declaración de concurso no interrumpirá la continuación de la
actividad profesional o empresarial que viniera ejerciendo el deudor.
2.- En caso de suspensión de las facultades de administración y
disposición del deudor, corresponderá a la administración concursal
adoptar las medidas necesarias para la continuación de la actividad
profesional o empresarial.
3.- El Juez, a solicitud de la administración concursal y previa
audiencia del deudor y de los representantes de los trabajadores de la
empresa, podrá acordar mediante auto:
a.- El cierre de la totalidad o de parte de las oficinas, establecimientos o explotaciones de que fuera titular el deudor,
b.- Cuando ejerciera una actividad empresarial, el cese o la suspensión, total o parcial, de ésta.

-Obligaciones documentales del concursado:
1.- El deudor pondrá a disposición de la administración concursal los
libros de llevanza obligatoria y cualesquiera otros libros, documentos y
registros relativos a los aspectos patrimoniales de su actividad
profesional o empresarial.
2.- Deberá formular y  auditar las cuentas anuales si el deudor estuviera obligado a ello.
3.- La formulación de las cuentas anuales durante la tramitación del
concurso corresponderá al deudor bajo la supervisión de los
administradores concursales, en caso de intervención, y a los
administradores concursales en caso de suspensión.

-Derechos del deudor persona física
1.- Durante la tramitación del concurso, el deudor persona física tendrá
derecho a alimentos con cargo a la masa activa, salvo lo dispuesto para
el caso de liquidación.
2.- La cuantía y periodicidad serán, en caso de intervención, las que
acuerde la administración concursal y, en caso de suspensión, las que
autorice el Juez, oídos el concursado y la administración concursal.

-Derechos de la persona jurídica concursada:
1.-  Durante la tramitación del concurso se mantendrán los órganos de la persona jurídica deudora
2.- Los administradores concursales tendrán derecho de asistencia y de voz en las sesiones de los órganos colegiados.

-Obligaciones y responsabilidades de los socios de las personas jurídicas concursadas:
1.- Durante la tramitación del concurso de la sociedad, la acción contra
el socio o los socios subsidiariamente responsables de las deudas de
ésta anteriores a la declaración de concurso corresponderá a:
a.- La administración concursal y, subsidiariamente,
b.- A los acreedores, no pudiendo ejercitarla hasta la aprobación del convenio o la liquidación del patrimonio social.
2.- El Juez, de oficio o a instancia de la administración concursal,
podrá ordenar el embargo de bienes y derechos de los referidos socios en
la cuantía que estime bastante, cuando resulte fundada la posibilidad
de que la masa activa sea insuficiente para satisfacer todas las deudas

-Tribunales competentes para conocer las demandas interpuestas contra el concursado:
1.-  Los jueces del orden civil y del orden social ante quienes se
interpongan demandas de las que debe conocer el Juez del concurso se
abstendrán de conocer, a favor del Juez Mercantil que conoce el
concurso.
2.- De admitirse a trámite las demandas, se ordenará el archivo de todo
lo actuado, careciendo de validez las actuaciones que se hayan
practicado.
3.- Los jueces o tribunales de los órdenes contencioso-administrativo,
social o penal ante los que se ejerciten, con posterioridad a la
declaración del concurso, acciones que pudieran tener trascendencia para
el patrimonio del deudor emplazarán a la administración concursal y la
tendrán como parte en defensa de la masa, si se personase.
4.- Los juicios declarativos en que el deudor sea parte y que se
encuentren en tramitación al momento de la declaración de concurso se
continuarán hasta la firmeza de la sentencia.

-Las personas legitimadas para el ejercicio de acciones del concursado son las siguientes:
1.- En caso de suspensión de las facultades de administración y
disposición del deudor, corresponderá a la administración concursal la
legitimación para el ejercicio de las acciones de índole no personal.
2.- Para el ejercicio de las demás acciones comparecerá en juicio el
propio deudor, quien precisará la conformidad de los administradores
concursales para:
a.- Interponer demandas o recursos.
b.- Allanarse, transigir o desistir cuando la materia litigiosa pueda afectar a su patrimonio.

-Limitaciones a las reclamaciones al concursado tras la declaración del concurso:
1.- No podrán iniciarse ejecuciones singulares, judiciales o extrajudiciales.
2.- No podrán seguirse apremios administrativos o tributarios contra el patrimonio del deudor.
3.- Solo podrán continuarse los siguientes procedimientos:
a.- Aquellos procedimientos administrativos de ejecución en los que se hubiera dictado providencia de apremio
b.- Las ejecuciones laborales en las que se hubieran embargado bienes
del concursado con anterioridad a la fecha de declaración del concurso,
siempre que los bienes objeto del embargo no resulten necesarios para la
continuidad de la actividad profesional o empresarial del deudor.
4.- Las actuaciones que se hallaran en tramitación quedarán en suspenso
desde la fecha de declaración del concurso, sin perjuicio del
tratamiento concursal que corresponda dar a los respectivos créditos.
5.- Los acreedores con garantía real sobre bienes del concursado afectos
a su actividad profesional o empresarial o a una unidad productiva de
su titularidad no podrán iniciar la ejecución o realización forzosa de
la garantía hasta que:
a.- Se apruebe un convenio cuyo contenido no afecte al ejercicio de este derecho, o
b.- Transcurra un año desde la declaración del concurso sin que se hubiera producido la apertura de la liquidación.
6.- No podrán ejercitarse durante el concurso las acciones tendentes a
recuperar los bienes vendidos en virtud de contratos inscritos en el
Registro de bienes muebles cedidos en arrendamientos financieros
formalizados en documentos que lleve aparejada ejecución o haya sido
inscrito en el referido Registro.
7.- No podrán ejercitarse resolutorias de ventas de inmuebles por falta
de pago del precio aplazado, aunque deriven de condiciones explícitas
inscritas en el Registro de la Propiedad.
8.- No procederá la compensación de los créditos y deudas del
concursado, pero producirá sus efectos la compensación cuyos requisitos
hubieran existido con anterioridad a la declaración.

-Los efectos sobre los créditos que el concursado mantenga en el momento del concurso son los siguientes:
1.- Quedará suspendido el devengo de intereses, legales o
convencionales, salvo los correspondientes a los créditos con garantía
real, que serán exigibles hasta donde alcance la respectiva garantía.
2.- Los créditos salariales que resulten reconocidos devengarán intereses conforme al interés legal del dinero fijado en la Ley.
3.- Los créditos derivados de los intereses tendrán la consideración de subordinados.
4.- Si el concurso no acuerda una quita, podrá pactarse en él el cobro,
total o parcial, de los intereses cuyo devengo hubiese resultado
suspendido, calculados al tipo legal o al convencional si fuera menor.
5.- En caso de liquidación, si resultara remanente después del pago de
la totalidad de los créditos concursales, se satisfarán los referidos
intereses calculados al tipo convencional.

-Los efectos del concurso sobre las prescripciones de derechos son los siguientes:
1.-  Desde la declaración de concurso hasta su conclusión quedará
interrumpida la prescripción de las acciones contra el deudor por los
créditos anteriores a la declaración.
2.- De igual modo, desde la declaración hasta la conclusión del concurso
quedará interrumpida la prescripción de las acciones contra socios y
contra administradores, liquidadores y auditores de la persona jurídica
deudora.

-Para conocer más aspectos sobre la formulación de un concurso de
acreedores, voluntario o necesario, no deje de consultar a un abogado
experto. En Bufete Velázquez somos especialistas en procesos
concursales, le sabremos asesorar, garantizándole un servicio jurídico
de defensa concursal eficiente. 

logo-footer

                   

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies