En el ámbito penal existen unas circunstancias, llamadas eximentes, que como su nombre indica sirven para eximir de responsabilidad criminal. Esto implica, por tanto, que no se aplicará ninguna pena. Las eximentes aparecen tasadas en el artículo 20 del Código Penal. Así, están exentos de responsabilidad criminal: El que al tiempo de cometer la infracción…

Entre los delitos que aparecen regulados en el Código Penal, uno de ellos es la omisión de socorro, que está señalada en el artículo 195. Seguramente alguna vez habremos escuchado un caso (por ejemplo, en los medios de comunicación) donde una persona necesitaba ayuda pero no se le prestó. Pues bien, si se dan determinados requisitos, esta conducta supone un delito en nuestra legislación. Vamos a analizarlo.

Según indica el Código Penal, el que no socorriere a una persona que se halle desamparada y en peligro manifiesto y grave, cuando pudiere hacerlo sin riesgo propio ni de terceros, será castigado con la pena de multa de tres a doce meses.

Es importante tener en cuenta que, tal como nos dice el Código, no se exige ponerse en peligro uno mismo para prestar el auxilio. Por ejemplo: si Juan presencia un accidente de coche, pero el vehículo se encuentra en llamas, no es obligatorio que Juan entre en dicho vehículo para rescatar al herido.

No obstante, el Código continua diciendo lo siguiente: en las mismas penas incurrirá el que, impedido de prestar socorro, no demande con urgencia auxilio ajeno.

Esto significa que aunque no podamos ayudar al herido por nuestro propio pie, sí que podremos en cambiar pedir ayuda (por ejemplo, llamando por teléfono).

Y finalmente, el Código establece que si la víctima lo fuere por accidente ocasionado fortuitamente por el que omitió el auxilio, la pena será de prisión de seis meses a 18 meses, y si el accidente se debiere a imprudencia, la de prisión de seis meses a cuatro años.

Es bueno conocer esta información para no incurrir en un posible delito. En cualquier caso, si tiene o ha tenido algún problema de tipo penal y necesita ayuda, recuerde que la mejor opción es consultar a un abogado. En nuestro Despacho de abogados penalistas de Madrid contamos con un equipo de profesionales que resolverán sus consultas, por lo que no dude en contactar con nosotros para más detalles.

En algunos casos sucede la desafortunada situación de que uno de los cónyuges se marcha de casa sin más y queremos plantearnos qué puede hacerse desde el punto de vista legal. Pues bien, esta situación aparece recogida en el Código Penal como un delito de abandono de familia  (artículo 226). Para ello, según el Código, tiene que darse el caso de que una persona deje de cumplir los deberes legales de asistencia inherentes a la patria potestad, tutela, guarda o acogimiento familiar o de prestar la asistencia necesaria legalmente establecida para el sustento de sus descendientes, ascendientes o cónyuge, que se hallen necesitados.

En estos casos hay que matizar que debe dejarse a la familia en una situación de indefensión y desvalimiento. No es lo mismo, por ejemplo, un caso en que el marido sea el único que tenga un empleo y sea el principal sustentador del hogar, que el otro en que exista una fuente de ingresos adicional. Por tanto habrá que estudiar cada caso concreto para determinar si efectivamente se ha dejado a los miembros de la familia en una situación de desvalimiento.

Si finalmente se acredita el abandono de familia, el Código Penal establece una pena de de prisión de tres a seis meses o multa de seis a 12 meses; además el Juez podrá imponer la inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de patria potestad, tutela, guarda o acogimiento familiar por tiempo de cuatro a diez años.

Como esta situación es complicada y constituye un delito muy serio, es importante buscar a un profesional del Derecho Penal para que nos ayude y plantee el caso ante los Tribunales. Por eso invitamos a quienes se encuentren en esta situación, o necesiten ayuda con cualquier otro delito, que contacten con nuestro Despacho de abogados penalistas Madrid y les responderemos lo antes posible.

Cuando se ha cometido un delito esto queda reflejado en los antecedentes penales. Esta situación puede darnos ciertos problemas, por ejemplo a la hora de encontrar un empleo o de presentarnos a una oposición pública. Las personas extranjeras también pueden tener algunos inconvenientes como por ejemplo que no puedan renovar un visado o, en casos muy graves, pueden ser expulsadas del país.

El Código Penal se reformó por última vez en el año 2015 y trajo consigo grandes cambios; entre ellos, la desaparición de las denominadas faltas. Esto implica que ahora todas las conductas recogidas en el Código Penal se consideran delitos y, por lo tanto, derivan en antecedentes penales.

En cualquier caso sigue existiendo la posibilidad de cancelar los antecedentes penales una vez que ha pasado un tiempo. Estos plazos, que aumentaron tras la reforma que acabamos de citar, son los siguientes:

  • 6 meses, para las penas leves;
  • 2 años, para penas que no excedan de un año y para las penas por delitos imprudentes;
  • 3 años, para las restantes penas menos graves inferiores a 3 años.
  • 5 años, para el resto de penas menos graves que sean iguales o superiores a 3 años.
  • 10 años para las penas graves.

Muy importante tener en cuenta que estos plazos empiezan a contar desde que se produce la extinción de la responsabilidad penal, y exigen que no se haya cometido un nuevo delito (reincidencia). Si el penado hubiera cometido otro delito, habrá que reiniciar de nuevo el cómputo de plazos.

En caso de dudas recomendamos consultar con un abogado penalista, el cual analizará nuestro caso y nos ayudará a solicitar la cancelación de antecedentes. En nuestro Despacho de abogados Madrid contamos con un equipo cualificado que le ayudará con cualquier tema relativo al Derecho penal. Para más información le invitamos a seguir consultando esta web.

Al finalizar un juicio, una de las cuestiones a dirimir es de qué forma se reparten todas las costas del proceso y a quién le corresponde satisfacerlas.

¿En qué consisten las costas?

Las costas totales están formadas por varios conceptos diferenciados:

  • Reintegro del papel sellado empleado en el proceso.
  • Pago de derechos de Arancel
  • Honorarios devengados por los abogados y los peritos.
  • Indemnizaciones para los testigos que las hubieran reclamado y demás gastos producidos por la instrucción de la causa.

De forma genérica, las costas suelen ser asumidas por la parte que ha perdido en el juicio.

Una vez hechas las tasas y el cálculo de las costas, se comunicará al Ministerio Fiscal y a la parte que haya sido condenada al pago por si tuvieran que hacer alguna manifestación, para lo que tendrá el plazo de tres días.

Transcurrido este plazo y sin que haya habido algún tipo de impugnación, se seguirá con el proceso, conforme a lo establecido en la Ley de Enjuiciamiento Civil.

En aquellos casos en que el obligado al pago sea beneficiario de Asistencia Jurídica Gratuita estará exento de asumir dichas costas.

Recuerde que nuestros abogados penalistas de Madrid cuentan con la experiencia suficiente para asumir su defensa legal en cualquier procedimiento penal en el que esté inmerso.

Estamos capacitados para representarle en procesos judiciales relacionados con diversos delitos: delitos de robo y hurto, delitos de lesiones, violencia de género y doméstica

Nuestro objetivo es la defensa de los derechos de nuestros clientes y conseguir los mejores acuerdos posibles. No dude en llamarnos para concertar cita y recibir asesoramiento legal inmediato.

Se denominan juicios rápidos a todos los procesos judiciales, de la jurisdicción penal, en los que se juzga la posible comisión de un delito que en cualquiera de los casos no conllevase una pena superior a los 5 años de prisión.

Los juicios rápidos se inician a partir de un atestado policial. En algunas ocasiones, además del atestado, se ha producido la detención del acusado o, en su defecto, una citación para que esta comparezca ante un Juzgado de Guardia.

Para que además de darse estos hechos (detención y/o citación y delitos con penas inferiores a 5 años) se pueda realizar un procedimiento por juicio rápido, es necesario que concurran otra serie de circunstancias como son:

Se haya cometido un delito flagrante, o, lo que es lo mismo, que el acusado/a haya sido sorprendido durante la comisión de dicho delito.

Que el delito por el que va a ser acusado sea uno de los siguientes:

- Hurto
- Robo
- Contra la Seguridad Vial
- Por daños contra la propiedad ajena
- Contra la Salud Pública: por ejemplo por elaboración, tráfico o posesión de drogas…
- Coacciones, amenazas, violencia física o psíquica habitual
En general, para todos aquellos delitos para los que se entiende que el proceso tanto de instrucción como de investigación vayan a ser sencillos.

Para llevar a cabo del proceso de este tipo de delitos se consideran competentes o bien el Juzgado de Instrucción que corresponda o bien, en su caso, el Juzgado de Violencia sobre la Mujer, si el delito está relacionado con ello. La fecha para la celebración del juicio será la que fije o bien el Juzgado correspondiente o bien la Policía Judicial.

Si durante la celebración del juicio el acusado reconoce haber cometido el delito es posible que se beneficie de una reducción de condena de un tercio del total que le correspondería. Esta reducción será posible siempre que una posible víctima del delito no haya ejercido la acusación particular y que la pena de prisión que correspondería para este delito no exceda de los tres años o de los diez años si se trata de otra tipo de condena distinta a la de prisión.
Si se enfrenta a un proceso judicial por la vía penal, cuente con el asesoramiento especializado de nuestros abogados penalistas de Madrid. No dude en solicitar nuestro ayuda.

logo-footer

                   

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies