-La empresa es una entidad generadora de riqueza y recursos, cuyo legítimo objetivo es la obtención de beneficio.

-Por ello, durante el proceso de la actividad empresarial, además de generar riqueza –y empleo- las empresas contribuyen a la riqueza y al bien común de la colectividad y de la sociedad, mediante la fiscalidad a la que están sometidas sus actividades y también su beneficio.

-Una adecuada planificación fiscal de la empresa resulta imprescindible para minimizar el impacto tributario de la empresa, racionalizando recursos y rentabilizando inversiones. Un abogado fiscalista es un consejero imprescindible en toda empresa.

logo-footer

                   

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies