Open/Close Menu Despacho de abogados de Madrid especialistas en derecho de familia, matrimonial así como mercantil, laboralista y penal

Las redes sociales han revolucionado nuestra forma de comunicarnos y tienen útiles ventajas. Sin embargo, también pueden darse situaciones desagradables, por ejemplo cuando nos insultan o recibimos un comentario vejatorio. ¿Qué podemos hacer en estos casos? ¿Qué mecanismos ofrece la Ley para defender nuestros derechos?

Debemos partir de que si somos víctimas de algún tipo de insulto, la legislación protege nuestro Derecho al honor. Se trata de un derecho Constitucional, recogido en el artículo 18 CE: Se garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen (...). Por ello en el Código Penal existen unos delitos, llamados de injurias y de calumnias, que sirven precisamente para proteger el honor de cualquier persona. Estos delitos son aplicables tanto si la conducta se hace en la vida ‘real’ como si se hace a través de redes sociales, algo que no todo el mundo conoce. Por eso debemos tener presente que Lo que es delito en la vida real también lo es en la vida virtual.

Las calumnias se recogen en los artículos 205 y siguientes: Es calumnia la imputación de un delito hecha con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio hacia la verdad (artículo 205).

Por su parte, las injurias aparecen recogidas en los artículos 208 y siguientes: Es injuria la acción o expresión que lesionan la dignidad de otra persona, menoscabando su fama o atentando contra su propia estimación. Solamente serán constitutivas de delito las injurias que, por su naturaleza, efectos y circunstancias, sean tenidas en el concepto público por graves (...)(artículo 208).

Qué podemos hacer

Hay dos tipos de medidas que podemos tomar frente a estas situaciones:

  • Extrajudicialmente, podemos pedir al autor de los insultos o vejaciones que retire el contenido que nos perjudica. Además, también podremos bloquear al usuario.
  • Si el autor no retira el contenido, entonces podemos iniciar acciones judiciales y acudir a los Tribunales. Es importante recopilar pruebas de lo que ha sucedido, ya sea a través de fotografías, identificación de perfil del autor, etc., aunque lo más recomendable es que se levante acta notarial de lo sucedido.

En estos casos es fundamental contar con el asesoramiento de un abogado penalista, para que estudie el caso concreto y nos oriente de forma personalizada. Por ello, si cree que su derecho al Honor ha sido vulnerado, tanto si ha ocurrido en la vida cotidiana como en las redes sociales, no dude en contactar con nuestro despacho de abogados de Madrid.

Los delitos de injurias y calumnias se confunden a menudo. Se trata de dos términos de uso habitual en medios de comunicación que no significan lo mismo, por lo que, desde nuestro despacho de abogados de Madrid, consideramos útil explicar sus diferencias.

Ambas, tanto la injuria como la calumnia, se consideran delitos contra el honor, y como tal, se hayan recogidos en el Código Penal.

El honor es un derecho que la Constitución Española reconoce expresamente:

"Se garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen".

La calumnia es la imputación por parte de una persona hacia otra de la comisión de un delito, aún a sabiendas de que esto no es cierto.

Si una persona acusa a otra por ejemplo de haber robado un objeto, sabiendo que esto es incierto, estaríamos ante un delito de calumnia.

Las consecuencias penales para quién sea condenado por este delito pueden rondar la pena de prisión de seis meses a dos años o bien una multa de seis a doce meses. Dicha multa podrá incrementarse de doce a veinticuatro meses si esta calumnia se ha realizado con publicidad.

La injuria supone que una persona actúa o expresa algo que lesiona la dignidad de otra persona, menoscabando su fama o atentando contra su estimación. Por ejemplo, si una persona insulta gravemente a otra estaríamos ante un delito de injurias.

Para que la acción sea considerada un delito, los tribunales consideran que se ha de tratar de un insulto considerado grave por el conjunto de la sociedad. No valdría por tanto cualquier insulto o frase que pudiera ofender a la persona pero que no entrañase la gravedad requerida.

Las penas para los delitos de injurias oscilarán entre los tres a siete meses de multa o bien de los seis a los catorce si las injurias se han vertido con publicidad.

Si siente que su derecho al honor se está violando o bien se siente gravemente insultado por una o varias personas, tiene derecho a defenderse legalmente. Contacte con nuestros abogados penalistas de Madrid para recibir asesoramiento inmediato y le explicaremos de qué forma puede actuar.

logo-footer

                   

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies